La peor situación, ver el tiempo perdido

Querido emprendedor, el mundo no es sólo racional, también es emocional, se mueve por realidades, pero también por sensaciones que provocan esas realidades que decimos son objetivas.

Toda la vida es un camino hasta lograr conciencia de las cosas que nos afectan de una u otra forma, lejos o cerca de nosotros. Pero, ojo, hay quien no lo logra nunca, otros parecen maduros en este sentido desde que nacen.

Es más que probable que el ambiente que rodea a las personas desde que éstas nacen lo sea todo, pero la regulación de este ambiente, el control del mismo, cómo lo alimentamos… es realmente asunto complicado y complejo en ocasiones por muchas circunstancias, algunas de ellas difíciles de prever.

Supongo que oír hablar del tiempo perdido es algo que no a todo el mundo le importa, habrá quien diga que lo aprovecha bien. Recuerdo quien decía que trabajaba 25 horas al día. Cuando le preguntaban por el secreto de su éxito afirmaba: “es que me levanto una hora antes”.

Pero hay quien al final de su vida, o un poco antes, o bastante antes, vive atormentado porque tiene la sensación de haber perdido el tiempo. A éstos les diría:

Organiza tu vida en plena conciencia de lo que haces, sin atormentarte, pero ganando reflexión diaria.

Apasiónate por lo que haces, vívelo con amor y, de esa forma, con ganas.

Convierte tu vida en un puro y permanente aprendizaje, nunca pienses en los fracasos como en “el final”, conviértelos en simples “resultados con capacidad de trampolín”.

No tengas miedo al cambio, a la mudanza, a la transformación interna y externa. En la vida todo cambia.

Medita lo que ocurre fuera y dentro de ti, haz propósitos de mejora.

Entonces, no habrá una sensación de haber perdido el tiempo, habrá conciencia de haber vivido la vida con toda intensidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: