Cómo resolver el problema de los alumnos aturdidos (3 de 3)

Alumnos aturdidos 3 soluciones José Manuel Bautista

Alumnos aturdidos, milennials, fragilidad juvenil, debilidad interior, etc., es un nuevo lenguaje que no creo que nos abandone tan pronto. Mi opinión es que se convertirá en “trending topic” en no mucho tiempo.

De momento y mientras seguimos estudiando el fenómeno, te dejo las tres soluciones que propone el Doctor Leonard Sax. De él te hablé en varias ocasiones.

Algunas soluciones

Alguien me dijo una vez: “no se trata de amar más o menos, los padres aman a sus hijos, de lo que se trata es de amarles mejor”. Es la típica frase que te hace pensar, sobre todo si lo vemos cumplido en la realidad.

Podemos preguntar a los padres, en relación a los hijos: “¿Qué es lo más importante para vosotros?”. Con frecuencia la respuesta a esa pregunta es: “Queremos que nuestros hijos sean felices”. Y a continuación podemos preguntarles: “¿Cómo les estáis ayudando a ser felices?”. Con frecuencia no van a saber qué responder.

El colapso de la autoridad de Leonard SaxLeonard Sax propone 3 soluciones al problema que hemos descrito:

Lo primero, enséñale a ser humilde

Esta no es una cuestión sencilla, sobre todo para una sociedad que creció con posterioridad a los grandes conflictos bélicos en todo el mundo occidental. Guerras Mundiales, la Guerra Civil española, etc. Esos padres por lo general no lo tuvieron fácil. Sus hijos, nacidos en el último cuatro del siglo XX, no tuvieron que pasar por la penuria de sus padres; ni esos padres han querido jamás eso para sus hijos, lógicamente. Pero se fueron al otro extremo y la humildad perdió fuelle y hoy se ha convertido en la menor de las virtudes del mundo occidental.

La humildad significa interesarse por los demás tanto como por uno mismo. Significa saber escuchar de verdad. Supone compartir la visión de los demás. Todo esto es lo contrario a la autoestima desatada que tanto abunda.

Lo segundo, disfrutar

Largas horas de colegio, actividades extraescolares, los deberes, las mil y una obligaciones de los padres, el estrés de la vida moderna… todo se ha vuelto en contra del disfrute de padres e hijos juntos, sin prisa, sin problemas de tiempo, conviviendo. Para ello hay que emplear el tiempo libre semanal para hacer cosas juntos, fines de semana para hablar y disfrutar más juntos, las comidas y las cenas para convivir, con actividades sencillas donde la relación personal sea la protagonista, sin muchos estorbos artificiales.

Leonard Sax blog José Manuel Bautista
Leonard Sax.

Lo tercero, el sentido de la vida

La conclusión de muchas personas y nuestra propia experiencia vital es la siguiente: esforzarse en el colegio no garantiza el éxito en una buena universidad o carrera. Estudiar en una buena universidad no garantiza tener un buen trabajo. Tener un buen trabajo no garantiza tener una buena vida; ni tampoco ser feliz.

“Tu labor como padre no es reforzar el guión de la clase media, sino desmontarlo. Ofrecer a tu hijo o a tu hija la seguridad para que se atreva a correr riesgos, y felicitarle no solo cuando tenga éxito, sino también cuando fracase, porque el fracaso construye la humildad. Y esa humildad que nace del fracaso puede generar un crecimiento y otorgar una sabiduría y apertura ante lo nuevo de un modo que el éxito casi nunca logra” (Leonard Sax).

Si te gustó te pido que le des a ME GUSTA en FacebookTwitterGoogle+ y LinkedIn, allí también está este artículo. ¡Gracias por COMPARTIRLO!

Además, para recibir los artículos que voy publicando puedes suscribirte a mi blog. Puedes hacerlo en el margen derecho de esta web poniendo tu email y dándole al botón¡Gracias!

banner-José-Manuel-Bautista

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: