La Educación Infantil pierde la cabeza

En algunos países se empieza a acentuar la crisis de la Educación Infantil, aquella que va justo antes del acceso a la Primaria, previa a los 5 o 6 años.

En un intento por aumentar el acceso a esta etapa educativa, con el objetivo de ampliar la oferta y, tal vez, reducir los costos, algunos legisladores estatales en Estados Unidos, como es el caso de North Carolina y Florida, están recurriendo a proveedores de Educación Infantil online.

Aparentemente el debate está servido, si no fuera porque, en ocasiones, son los propios legisladores los que no escuchan a los expertos en la materia. La cuestión parece sencilla, pero los legisladores van en serio. ¿Puede haber Educación Infantil en línea? ¿Puede ofrecerse un servicio como éste de forma que niños y niñas reciban un servicio de calidad donde no hay contacto entre estos niños y niñas?

 

La experiencia social integral que no se puede ofrecer si es online

Los programas basados en la web no pueden proporcionar una experiencia social integral que desarrolle al niño en su totalidad. Todos los niños en edad de Educación Infantil, la que en general va entre los 0 y los 6 años más o menos, y no solo los afortunados, merecen una serie de beneficios de esta forma de educación. En concreto, los niños y niñas de Educación Infantil no pueden prescindir de la libertad de moverse y explorar, colaborar con compañeros de clase y experimentar la alegría de aprender por descubrimiento.

Recuerdo algo que escribí hace años (2004):

Hoy en día, cuando hablamos de Educación Infantil, da la impresión de que el niño ha cobrado el papel protagonista que le corresponde y han quedado atrás las vicisitudes de la infancia reflejadas en una literatura que ha versado sobre el tema de una manera variopinta. Considerando la cuestión de una manera muy general y hasta abarcando una determinada globalidad, hay que decir que, a pesar de la afirmación anterior, aún estamos lejos de este ideal.

Entonces…

Han sido reconocidos determinados derechos, pero aún no goza plenamente de su derecho a ser niño y vivir como tal, sino que, en muchas ocasiones, los adultos, tal vez olvidando que un día lo fueron, exigen conductas inapropiadas para la edad infantil o, por el contrario, no dan pautas que le sirvan de referencia para guiarle en su devenir hacia el ser adulto.

Lo que contribuye todavía hoy a que esta cuestión se debata en estos términos es un número ingente de circunstancias que tienen que ver con lo ideológico, social, epistemológico, económico, cultural, etc. Ahora añadiríamos los tecnológicos. El libro de Neil Postman, La desaparición de la niñez, hace un magnífico recorrido histórico sobre los mecanismos que han contribuido a que en nuestros días haya un concepto determinado de infancia y niñez, con aspectos positivos y, también, negativos.

 

De qué carece la Educación Infantil online

Entonces, ¿qué le falta a una Educación Infantil online para desarrollar esa experiencia social integral?

Específicamente carece de cinco aspectos que ahora te resumo:

1. Interacciones entre compañeros.

2. Desarrollo físico.

3. Exploración.

4. Desarrollo del funcionamiento ejecutivo.

5. Cuidado de niños y niñas.

 

¿Te ha gustado?

Si te gustó te pido que le des a ME GUSTA en FacebookTwitterGoogle+ y LinkedIn, allí también está este artículo. ¡Gracias por COMPARTIRLO!

Además, para recibir los artículos que voy publicando puedes suscribirte a mi blog. Puedes hacerlo en el margen derecho de esta web poniendo tu email y dándole al botón¡Gracias!

Si te ha gustado esta entrada, compártela

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.