En educación hablamos el mismo idioma pedagógico

En buena parte del espacio educativo mundial hablamos, prácticamente, el mismo idioma pedagógico. Se trata, sin duda, de un logro de la globalización, o producto de las buenas comunicaciones que tenemos… Y todos repetimos términos, ideas y demás vocabulario que nos permite comprender e intervenir en la educación hoy. En este rincón del planeta se habla de constructivismo, aprendizaje significativo, ideas previas, y un largo etcétera. De Vygotsky, Piaget, Ausubel y otro largo etcétera. Pero este mismo idioma se habla en otros muchos lugares.

 

Desde luego que hay que preguntarse si este idioma pedagógico actual es fruto de una moda pasajera, de las corrientes psicopedagógicas que actualmente se afanan en interpretar un determinado significado del trabajo educativo o, tal vez, también y menos usual entre todos nosotros, pensar que detrás se mueven unos hilos muy finos, finísimos, que son colgados por determinados poderes fácticos, con fuertes intereses en los modelos de formación socio-educativos que más tarde puedan redundar en la creación de un determinado marco económico y social, interés que siempre existe detrás de toda propuesta educativa.

Hace breve tiempo tuve que contar a un especialista en otra rama del saber humano aquello del constructivismo. Lo hice con más o menos acierto, así lo creí. Aquella persona con la que hablaba pareció comprender, pero ciertamente quedó contrariado. Claro, me dijo, si cada uno tiene que formar su mundo interior, si el aprendizaje significativo, relevante y funcional es una experiencia individual e interior, si uno madura en contacto con las cosas, pero elabora un sentido personal, individual y único del ser de las cosas, entonces, qué queda de la experiencia social, de los pensamientos compartidos, de las normas para el grupo, de las ideas no subjetivas sino objetivas (¿acaso no las hay?). Muy fácil, respondí, para eso el constructivismo posee la negociación de los sentidos, de los significados, a través de procesos deliberativos, contractuales, de pacto, conveniados. Pero, ¿y cuando no nos pongamos de acuerdo, cuando no sea posible la negociación, no sea posible el acuerdo?, porque no siempre hay acuerdo, ¿verdad? Entonces, le dije, cada cual con su idea acerca de las cosas. Pues bien, con esto ya estamos en la antesala del individualismo.

¿Es posible identificar alguna relación entre constructivismo y neoliberalismo?

Los postulados del constructivismo, ¿afectan solamente al profesional de la enseñanza en cuanto metodólogo de la enseñanza? ¿Afectan al alumno sólo como sujeto que crea y construye conocimiento? ¿Transforma al ser humano todo entero como ser economicus, ser social, ser cultural, ser natural? ¿Qué hay detrás de todo ello?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: