Técnica del Design Thinking en nuestros cursos

Uno de los equipos de trabajo desarrollando la técnica del DESIGN THINKING incluida dentro del Método Potenta. El Método POTENTA ha sido desarrollado por el Dr. José Manuel Bautista Vallejo y por el Ing. Francisco González Guillén. Un grupo de niños de 6 a 9 años en el curso del día 30 de noviembre de 2013 fueron capaces de crear una empresa para tratar de resolver el hambre en África; ¿la empresa?, “África sin hambre”. ¡Han estado geniales!

El Design Thinking es una manera de resolver problemas reduciendo riesgos y aumentando las posibilidades de éxito. Este enfoque estratégico empieza poniendo las necesidades humanas en el centro y a partir de ahí, observando, planteando prototipos y testando, conecta conocimientos de diversas disciplinas (psicología, sociología, marketing, ingeniería…) para llegar a una solución humanamente deseable, técnicamente viable y económicamente rentable.

El Design Thinking es una manera de abordar un problema y es estratégico porque implica un análisis destinado a ser puesto en práctica, siendo éste uno de sus principales aportes.

Muchas empresas han usado y usan técnicas propias del Design Thinking: por ejemplo Google con sus proyectos en fase de pruebas, Inditex (Zara…) observando las preferencias de sus consumidores para ajustar la producción de prendas de ropa…

¿Por qué es necesario el Design thinking?

Un par de ideas fundamentales:

– La innovación no puede dejarse en manos de la casualidad. Podemos beneficiarnos de una metodología y de unas técnicas para sistematizar el proceso de la innovación e incrementar las posibilidades de innovar con éxito. El Design Thinking nos permite innovar de una manera eficiente.

– Es necesaria una resolución holística de los problemas, que tenga en cuenta al usuario, la escasez de recursos o el impacto social, medioambiental, etc. de nuestras decisiones.

El proceso y las técnicas

Simplificando el Design Thinking se puede resumir en tres etapas:

  • Observación
  • Ideación
  • Implementación

La clave está en repetir el proceso continuamente, desarrollando actividades de cada etapa en paralelo. Cuando implementas la solución observas nuevas reacciones en los usuarios. Eso te da nuevas ideas para implementar nuevas mejoras en tu solución inicial.

En cada una de estas etapas se emplean distintas técnicas: desde el brainstorming, la observación etnológica, el “rapid protoyping”“dotvoting” o el 4+4+4.

Estas técnicas han sido utilizadas en el desarrollo del Método POTENTA en nuestro curso con niños de 6 a 9 años, obteniendo unos resultados realmente sorprendentes. Los niños partieron con “etiquetas cero”, es decir, les considerábamos a todos con la capacidad suficiente y con un potencial enorme que podían proyectar si éste era potenciado y guiado de manera eficiente y, efectivamente, los resultados han sido una vez más claros, los niños fueron capaces de generar ideas enormemente brillantes, crear prototipos que se iban testando y que eran evolutivamente perfectibles y obtener soluciones satisfactorias para la resolución de los problemas.

Niños inventando y creando soluciones a los problemas reales, uno de ellos el hambre en África, de una manera solvente gracias al Método POTENTA.

Opportunity-DesignCCmed - copia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: