Dejar huella en los alumnos…

Me encanta cuando son los alumnos los que toman la iniciativa de escribir, de dar su punto de vista, de tener voz propia, no sólo ideas, sino de escribir esas ideas, explicitarlas para darlas a conocer. Este es un camino que no tiene vuelta, por eso es bueno, pensar, escribir, porque se va haciendo el oficio de pensar y escribir, y ese no es malo. ¡Felicidades María Isabel Roca!

993721_440451816063327_941921903_n

“Los futuros maestros queremos que nuestras futuras clases en la escuela tengan éxito y sean diferentes. Queremos dejar huella en nuestros alumnos, como se cala en nosotros la lluvia en el bosque; tenemos la ilusión de cambiar el mundo, de mejorar a las personas, de educar. Durante cuatro cortos años estudiamos pautas para crear un ambiente motivador en el aula y así alcanzar nuestros objetivos como futuros docentes, pero ¿puede ser esto un error? Quiero decir, ¿puede ser un error marcar pautas a los responsables de la educación en vez de dejar que tomen ellos las decisiones necesarias?

Cuando digo tomar decisiones necesarias no me refiero a tomar decisiones sin fundamentos, me refiero a tomar decisiones según qué alumnos y según qué situaciones, pero siempre con el fin de mejorar. Pienso que no siempre hay que hacer lo mismo en la misma situación, estamos jugando con un factor muy frágil y cambiante como es el ser humano, cada persona es distinta y responde al mismo estímulo de distinta manera.

Si queremos mejorar, cambiar, impregnar de conocimiento a nuestros pequeños alumnos tenemos que conocerlos, a ellos y a su entorno; y solo teniendo esa valiosísima información en nuestro poder, podremos tomar decisiones adecuadas, decisiones propias, diseñadas con nuestro cariño para resolver un problema concreto de un alumno concreto (o de la clase en general), y en un momento concreto. No quiero con esto decir que no debemos tener en cuenta lo que estamos estudiando o a los distintos autores que hemos leído. Siempre hay que acudir a la experiencia, como acudimos a una persona mayor cuando necesitamos un consejo. Es imprescindible conocer la historia de la educación porque si queremos innovar en el futuro, debemos conocer nuestro pasado”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: