Un alumno que pregunta llega lejos

¿Por qué un alumno debe preguntar? Aparentemente la cuestión es de respuesta fácil: debe preguntar porque las dudas que tenga deben ser satisfechas, porque no debe cerrar cada día con el mal trago que supone ingerir sapos verdes y viscosos, como afirmaba uno de mis profesores en Secundaria, en alusión a dudas fundamentales que no son satisfechas por el alumno convenientemente.

Pero, detrás de la simpleza de esta pregunta, y aceptándola, debemos arrancar y mejores argumentos. He aquí algunos más:

1)  Preguntar requiere del alumno la capacidad de discernir el conjunto de los contenidos que trabaja, estableciendo criterio sobre aquello que cree saber de aquello que cree que no sabe aún, o no entiende del todo. Es frecuente encontrar alumnos que no tienen dudas, nunca, y, sin embargo, indagando el tema se pone de manifiesto que tienen grandes lagunas.

2) Preguntar requiere del alumno motivación, asertividad y capacidad suficiente para levantar la mano, en su caso, formular una pregunta. Muchos alumnos no levantan la mano por miedo, por falta de asertividad, por no encontrar el clima adecuado en el aula (el establecimiento de un apropiado ecosistema es fundamental para el desarrollo de determinadas actitudes y comportamientos, no entiendo cómo hay profesores que aún no entienden esto del todo).

2012-st-peter

3) Preguntar requiere del alumno conocimiento y competencia comunicativa suficiente para poder crear pensamientos e ideas, poder expresarlas con palabras, conocimiento, en definitiva, para poder formular una pregunta y que esta esté, claro, “bien formulada” (entre comillas porque esto siempre está en desarrollo, pero como docentes o padres hemos de estar abiertos a cómo los chicos pregunten en cada momento). ¿Se puede adquirir esta capacidad? Ciertamente. La competencia comunicativa relacionada con la formulación de una pregunta, algo que comienza con la organización de las ideas a nivel mental y/o con un ambiente lingüístico estimulante ciertamente, culmina con la formulación de la misma, pregunta que se rige por los criterios de claridad, pertinencia, efectividad, etc.

Es habitual encontrar en educación innumerables preguntas de los alumnos. Los profesores suelen preguntar y mucho, a veces parece que es su única tarea, pero en ello mismo es raro encontrar profesores que enseñen a preguntar a sus alumnos y, menos aún, a responder. Es de vital importancia contribuir al desarrollo de estas capacidades en el alumno, porque…

4) Preguntar (y obtener respuestas para seguir preguntando…) es algo relativo a determinadas maravillas que acontecen a nivel neuronal. Preguntar es, ante todo, una forma de actividad mental muy saludable, sobre todo en términos de desarrollo de nuestra capacidad y potencia cerebral.

¿Qué ocurre en el cerebro cuando preguntamos?

De manera general y dada la plasticidad cerebral con la que estamos dotados por razones evolutivas, entre otras fundamentales, en el proceso de maduración cerebral las neuronas llevan a cabo diferentes procesos neurobiológicos. Así, muchas de las sinapsis pueden ser generadas (sinaptonégesis), otras pueden ser eliminadas (prunning), pueden generarse nuevas conexiones en los mismos terminales o en terminales cercanos a los de otras neuronas (dendrogénesis), pueden conectarse nuevas neuronas diferentes entre sí (mielogénesis) o muchas conexiones pueden ser estructuradas y/o afianzadas en base a la información sistemática recibida y, por último, pueden también generarse nuevas neuronas (neurogénesis).

Por cuanto que preguntar afecta a la capacidad de discernir entre conocimientos, afecta a la motivación y, por tanto, al manejo de nuestras emociones y afecta a nuestra competencia comunicativa, entonces es lo cierto que preguntar es un buen ejercicio para el desarrollo neuronal en donde la generación de sinapsis, las conexiones neuronales y las neurogénesis pueden ser algunas de las grandes beneficiadas.

¡Bienvenidas sean las preguntas de los alumnos!

14 respuestas a “Un alumno que pregunta llega lejos”

  1. Piotr Jaworowicz dice: Responder

    It is really intresting! I remember when I was young, I was asking everyone about everything, even if it was just question for question to the teacher just to make the class more intresting for me 🙂 You founded really good reasons for why students are asking, I am impressed! I think everyone knows also this feeling when you are asking, looking for someone face and waiting so much for the answer. In my sport I am training asking about something is a well habbit, because you are most time alone on the water, and you can not see yourself and make well evaluation. Thats why you need to ask a lot about how it was looking or how to make another trick. My sport is wakeboarding.

  2. Myriam Carrasco De los Reyes dice: Responder

    El proceso de aprendizaje de cualquier estudiante (desde sus edades más tempranas hasta la finalización de sus estudios) se basa en la capacidad de resolver dudas, escalando peldaño a peldaño en una escalera en la que somos impulsados y empujados hacia arriba cuanto más vacíos de dudas estén nuestros bolsillos.
    Por tanto, es deber de los docentes y los aspirantes el AYUDAR A LOS ALUMNOS A FORMULARSE PREGUNTAS como un instrumento básico y fundamental de aprendizaje.
    Desde que comienzan la andadura educativa, los niños son seres activos que no cesan de abarcar el mundo, haciéndose preguntas para intentar dar respuesta a todo aquello que les rodea y a lo que no saben dar respuesta o les resulta novedoso.
    Y es un gran error por parte de muchos maestros el transmitir que lo realmente importante son las respuestas, y que las preguntas son solo propias de quien no sabe. Este puede ser el motivo principal por el que los niños van perdiendo paulatinamente esa intención en preguntar y preguntarse; el mundo, que era un gran interrogante, se convierte en un gran almacén de respuestas que los adultos ya se encargarán de resolver en algún momento. Y digo que es un error porque las rspuestas elaboradas sólo reproducen el saber ajeno; lo que construye nuestro propio saber son las respuestas a nuestras propias preguntas.
    Enseñarles a preguntar, que lo hagan correctamente y que resuelvan sus propias preguntas les dará la capacidad de saber sobre un tema, y con ello discutir, dar buenas razones sobre un tema e incluso de querer indagar más allá de lo que ahora saben; en definitiva, de motivarlos, pues es esto lo que les mueve en proceso del aprendizaje.
    Quizá los profesionales de la enseñanza (y los que pretendemos dedicarnos a ello) deberíamos ser como Julio Amescua, aquel personaje de Manuel Vázquez Montalbán que “tenía la habilidad de hacer preguntas que excitaban la inteligencia del otro”.

  3. Como maestros debemos alentar a nuestros alumnos a preguntar, no solo al final de un tema -¿Alguna pregunta?- sino de estar bombardeando con la pregunta y que nuestros alumnos tengan ese deseo de preguntar (motivación aquí es importante). Ojalá puedas compartir medios de motivación para generar esa pregunta que deseamos de los educandos, que cada vez se pierde por diferentes motivos… y en lo personal, hoy aprendí cosas que no sabía sobre nuestro pensamiento… Saludos desde el bello y Heroico puerto de Tampico, Tamaulipas, México

    1. Estimado Moisés:
      ¡Muchas gracias por tus palabras! Coincido plenamente con lo que dices, añado que éste como casi todos es un trabajo en equipo, la educación es un patrimonio de todos y juntos se puede la transformación del mundo, no hay derrota posible, siempre que no haya claudicación, ni siquiera por cansancio.
      Ánimo y aliento.

  4. Bernardo Coto del Carmen dice: Responder

    Ciertamente el hecho de preguntar a nuestro profesor, o a algún otro mentor, sobre alguna cuestión cuando tenemos dudas es fundamental para aprender (que es la labor del alumno), pero como bien dice el artículo es imprescindible que el docente cree el clima adecuado para fomentar que sus alumnos reúnan el valor suficiente para levantar la mano y poner de manifiesto que hay algo que desconocen parcial o totalmente.

    En mi opinión, la importancia de crear un ecosistema adecuado para favorecer que los alumnos pregunten (y aprendan con ello) es algo evidente para cualquier docente; entonces, ¿por qué hay profesores que no se preocupan por crear este clima adecuado en el aula?, sino que se limitan a soltar el discurso que traen aprendido de casa y no se salen del guión.¿Es posible que sea el profesor quien no “se atreva” a ser preguntado por sus alumnos?, ¿tal vez tema no conocer la respuesta o no saber cómo explicarla?. Pues esa es la labor del docente: enseñar. Y para enseñar es necesario poseer unos conocimientos y saber transmitirlos.

    Llegados a este punto yo me pregunto:
    ¿Un profesor que no posee los conocimientos que se supone debe tener y/o que no sabe transmitirlos, realmente es un profesor?

    1. Respondo a tu pregunta Bernardo: ciertamente NO, al menos no es un profesor que dé la talla. Qué hay que hacer para resolver este problema es la otra cuestión importante…
      Saludos y gracias por participar en mi blog.
      José Manuel Bautista.

  5. Vinka Arancibia dice: Responder

    Muy interesante! Yo opino que es el deber de nosotros, como educadores crear el ambiente para que los alumnos tengan preguntas y no temer a preguntar. No solo preguntar al profesor sino tambien a sus compañeros de clase. Yo creo en las teorias de Vygotskij y Piaget ,entre otros, que hay que trabajar para un ambiente para que los alumnos juntos puedan aprender, trabajar y refleccionar. Como profesor hay que trabajar de una manera para que los alumnos puedan usar su creatividad y curiosidad. Son recursos que son facil de olvidar. Tambien hay que saber como hacer preguntas a los alumnos para hacerlos pensar y no solo responder “si” o “no”. Pero tambien hay que saber como reaccionar y responder a las preguntas de los alumnos.
    Algunos de mis pensamientos sobre el tema.
    Saludos!

    1. Querida Vinka,
      tan acertada como siempre, muy valiosos tus comentarios, se aprende tanto de ti. ¡Nunca decaigas!
      Gracias y mi cariño para tantos amigos en Suecia.

  6. Ramon CM Gimenez dice: Responder

    Muy buenas reflexiones sobre el acto de preguntar. Un excelente material del que deben leer todo docente, sea del área o nivel que sea y, también para los padres.

    1. Muchas gracias Ramón,
      ¡gracias igualmente por compartir este material entre mis queridos docentes paraguayos!
      ¡Saludos!

  7. A pergunta é uma espécie de síntese ou equação entre o mundo e o indivíduo. Ao perguntar re-equacionamos o mundo, sintetizamo-lo à espera da sua expansão seguinte. A pergunta é portanto o movimento de «regressão essencial» em busca da sua expansão criativa…..
    Perguntar é a arte de criar mundos (parafraseando Nelson Goodman), ou a afirmação (do poder) de uma identidade vivida a partir de uma multiplicidade de vontades, como em Nietzsche, quando afirma que o enigma do mundo faz parte das condições da nossa existência, até porque é possível viver sem a ideia de verdade…..

    1. Cara Isilda,
      obrigado pela resposta! É certamente assim!
      Abraços!

  8. Alejandro Carrellán Lagares dice: Responder

    Muy buena entrada José Manuel.

    La labor docente no es sólo enseñar los contenidos, sino también motivar a que el alumnado elabore preguntas sobre los contenidos tratados, ya que así aprenden ambas partes; el alumno por aclarar dudas o por aumentar sus conocimientos, y el profesor, al tener que explicarle de otra forma o conocer nuevas opiniones.

    Un saludo de un antiguo alumno.

    1. Querido Alejandro,
      gracias por enriquecer con tus comentarios mi artículo. Definitivamente es tal como dices, ahora nos toca a todos ponerlo en práctica.
      Un abrazo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: