Emprender llena de sentido

Claro que emprender no es tarea fácil, pero ¿qué de lo que de verdad llena en la vida lo es? Emprender no es sencillo, pero es algo absolutamente lleno de sentido.

Una de las cosas que hemos de tener en cuenta a la hora de emprender es entender que lo que emprendo debe llenar de sentido mi vida. El ser humano es un ser en busca de sentido y el horizonte que se le pone por delante, la propia experiencia de su vida oscila entre una vida llena de sentido o una vida carente del mismo, y créeme que el resultado no es el mismo.

Viktor Frankl, que ha escrito como nadie sobre este tema, afirma que hay mucha gente que tiene los medios necesarios para vivir, aún en abundancia, pero no un sentido por el cual vivir. Hay gente que emprende, pero a veces quien lo hace y su movimiento no es más que una turbulencia irreflexiva que carece de significado profundo.

Emprender es, sin duda, una posibilidad dentro de la llamada voluntad de sentido, en donde nuestras acciones se pueden encaminar hacia la plenitud de sentido. ¿Por qué?

Frankl afirma que hay tres rutas o caminos principales para llegar al sentido.

El primero es hallarlo mediante la creatividad. Es increíble cuán creativa puede resultar una persona simple cuando se trata de extraer sentido de una vida que parece carente del mismo.

El segundo es que el sentido puede ser hallado no sólo en el trabajo, sino también en el amor. Es muy interesante oír por parte de los emprendedores que desean triunfar para ayudar a otros a mejorar su vida, solucionar problemas, etc. Esto es algo grande.

Y no menos importante es, aún, la tercera ruta hacia el sentido, la de las actitudes. ¿Cuántas veces hemos podido transformar una tragedia personal en un triunfo humano? Indudablemente, nuestra actitud ante el mundo lo puede cambiar todo.

Cuando emprender nos lleva por la ruta creativa y activa, donde lo que queremos proyectar tiene una dimensión de encuentro, de alguna forma con alguien, y somos capaces de transformar nuestras limitaciones en realizaciones humanas, entonces emprender puesto en el centro de nuestra vida aporta plenitud de sentido, literalmente hasta el último aliento de la misma vida.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: