4 ventajas de las situaciones inconfortables y más

Mario Aníbal Romero Lévera José Manuel Bautista

No, no se trata de masoquismo, se trata de tener claro las ventajas de las situaciones inconfortables.

La zona de confort es típicamente donde nos dormimos, en sentido real y, también, figurado. Las situaciones inconfortables son todas aquellas de la vida donde tenemos problemas, asuntos que resolver, momentos incómodos, periodos críticos.

Todos podemos en estas situaciones inconfortables enfrentarnos o evadirnos, como seres de respuesta.

Tienes que resolver un problema

La vida está llena de estas situaciones y es inútil el comportamiento de aquellos que tratan de esquivarlas toda la vida. Escurrir el bulto puede terminar en la paradoja de que cada uno, finalmente, termine con su parte y ración, a veces doble.

Recuerdo hace unos años cuando desempeñaba el papel de director de Relaciones Internacionales de mi Universidad. La jefa del negociado me esperaba el primer día en la oficina para lidiar un problema no resuelto hasta ese momento. Nada más aterrizar y casi sin mediar palabras que no fueran sobre el asunto en cuestión me contó.

Aún no me había hecho con el lugar, mi nuevo espacio de trabajo, una nueva silla donde sentarme. Ciertamente estás un poco perdido y es ahí donde abres tus ojos y oídos para hacerte con la nueva realidad que, en boca de esta persona era un problema que resolver. Y lo más importante: no hay salida, tienes que afrontar.

Caminar José Manuel Bautista

Tienes que afrontar ahora

Así que hay algo que no funciona y antes que diseñar ninguna estrategia para el funcionamiento de esta importante oficina de la Universidad, te sientes obligado a dar una palabra sobre el tema en cuestión. Si esperas conocer otro tipo de asuntos, ya ves que tienes que esperar. Cifras sobre la movilidad internacional, el nombre del resto de los miembros del equipo, todo debe esperar, lo primero era el problema. Ya sabes que la realidad es la que se impone. Esta era la realidad que experimentaba.

Y, ¿qué hacer? ¿Estás preparado para asumir situaciones inconfortables? Tal vez no, pero ¿qué remedio?

Sobre el problema, ¿qué puedo decir? Reuní a algunas personas en amable conversación, nos contamos cosas en un clima de confianza, nos dimos las gracias. Intentamos resolver de la mejor manera. Lo logramos. Fin del problema.

En la mente de muchos miembros del equipo de personas que dirigía parecía un problema enquistado, pero no lo era. Ciertamente era una situación problemática, incómoda de abordar, que se había dejado rodar en el tiempo y que ahora, en apariencia, costaba arreglar. Pero nadie lo había intentado.

Las ventajas de asumir los problemas

Asumir situaciones inconfortables te hace fuerte, te enseña más.

Te hace dueño del universo de decisiones que tendrás que tomar en las mil y una situaciones incómodas de la vida, las cuales son reales.

Asumir los problemas te enseña a afrontar la realidad que, sin duda, es problemática.

Eres la media de los problemas que has aprendido a asumir y resolver.

banner-José-Manuel-Bautista

Deja un comentario