A nadie le importa el fracaso escolar

abandono escolar temprano

A menudo el fracaso escolar es considerado como un “cajón de sastre” donde cabe todo.

En el caso de España, algunos sondeos mencionan que más del 30% de los escolares sufren fracaso escolar, cifra muy superior a la media europea. Hay quienes hablan de cifras más altas, llegando incluso al 50%. Otros no diferencian entre fracaso escolar y abandono escolar temprano. Todo un mundo.

Dentro de ese cajón encontramos múltiples elementos. Muchos de ellos se relacionan con el desarrollo y la escolarización niños y niñas y jóvenes. Palabras como “retraso”, “trastorno”, “problemas de aprendizaje”, “fracaso”, “crisis”, etc., pueden aparecer, por tanto, a lo largo de esta escolarización. Lo mismo hablamos de problemas del desarrollo psicomotor o del desarrollo o madurativo, que de problemas que aparecen en la etapa de la adolescencia, y un poco antes. Todo ello llevaría al fracaso en térmicos educativos.

Cuando niños y niñas abandonan la infancia y se encuentran en la adolescencia y juventud, pueden aparecer nuevos problemas. Aquí el retraso o el trastorno se mezclan con determinadas “crisis” que pueden terminar por convertirse en problemas escolares de diversa índole. Claramente, buena parte de las causas de la mayoría de los fracasos escolares durante este tiempo tienen que ver con:

  • La falta de estimulación
  • Una pobre motivación y
  • Una baja autoestima del alumnado.

El fracaso escolar es un asunto complejo. Tan complejo que hay difícil unidad de criterio entre los expertos. Esto deja la puerta abierta a problemas de intervención. Es decir, admitir distintas definiciones de fracaso escolar deja libre el terreno a todo tipo de iniciativas, desde aquellas que oscilan entre no hacer nada, hasta aquellas que se equivocan. Entre ellas están, también, las que aciertan en prevenir y tratar el problema correctamente. Esas dan en la diana.

El problema es que la construcción terminológica y conceptual que hacemos de algo que definimos como fracaso escolar, nos lleva, de la mano de investigadores e intereses políticos, a la consideración de ciertos elementos en el fracaso como fundamentales. Igualmente nos lleva a no mencionar otros, muy importantes, que quedarían fuera del debate por falta de interés, fundamentalmente político. Y esto, repito, se convierte en un grave problema. ¿Por qué? Porque perpetúa siempre a los mismos en el denominado fracaso escolar. El perfil de fracasado o fracasada escolar no cambia, se perpetúa y se consolida en el tiempo.

 

Los estudios han perdido valor en el ámbito social

Una reciente investigación (texto en pdf) constata el amplio espectro de causas que explican el abandono escolar temprano (AET). Pero incluye a la vez dos factores de abandono no aportados directamente por otros estudios:

  • Los conflictos/inadaptación con relación al grupo de iguales, y
  • La pérdida del valor social de los estudios en el ámbito social.

Si nos fijamos en uno de ellos, más en concreto en el segundo, el hecho de que los estudios hayan perdido valor en el ámbito social, surgen algunas preguntas como éstas: ¿Por qué los estudios pierden valor en la sociedad? O, ¿cómo podemos remediarlo?

La UNESCO ha reconocido que existe una inflación de títulos universitarios. La etapa precedente, Secundaria obligatoria y postobligatoria, prepara para la Universidad con un excesivo carácter academicista. Pero ésta sirve de trampolín para esa Universidad. En este marco se puede predisponer a un fuerte cuestionamiento sobre la totalidad de la utilidad del sistema educativo. Cada día más gente se pregunta, ¿para qué sirve la Secundaria en los términos en los que está diseñada?

Aún no hay respuesta a esta importante pregunta. Y hay algo más grave aún: la administración educativa parece mirar para otro lado.

¿Qué le queda a familias y alumnado entonces?

 

¿Te ha gustado?

Si te gustó te pido que le des a ME GUSTA en FacebookTwitterGoogle+ y LinkedIn, allí también está este artículo. ¡Gracias por COMPARTIRLO!

Además, para recibir los artículos que voy publicando puedes suscribirte a mi blog. Puedes hacerlo en el margen derecho de esta web poniendo tu email y dándole al botón¡Gracias!

banner-José-Manuel-Bautista

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: