La escuela es un sistema competitivo que está fallando a los alumnos

ken-robinson-creatividad

Se trata de una reciente frase de Sir Ken Robinson (Liverpool, 1950). Nada nuevo en este autor que desde hace ya muchos años viene liderando un movimiento mundial para acelerar el cambio educativo. No un cambio cualquiera. Un cambio de la escuela y la forma de educar en ella que se adapte a cada alumno y descubra los talentos de cada joven.

Sir Ken Robinson visitó Madrid a primeros de octubre para participar en EnlightED, un evento impulsado por Fundación Telefónica, IE University y South Summit para abordar los retos de la tecnología y la transformación del sistema educativo.

En el marco de ese encuentro, el diario El País publicó una interesante entrevista. De ella nos gustaría destacar una pregunta y algunos comentarios.

 

La escuela tiene una visión muy limitada de lo que es la inteligencia

La entrevistadora, Ana Torres Menárguez, pregunta lo siguiente a este exasesor de más de 10 gobiernos:

Pregunta. ¿Cómo cree que debe ser hoy la escuela?

Respuesta. Vemos la escuela como un lugar de rutinas, calendarios exigentes y exámenes. No tiene por qué ser así. Los colegios dividen a los alumnos por grupos de edad, pero en la vida real no nos relacionamos así. La escuela es una comunidad de personas que aprenden y lo primero que habría que hacer es mezclarlas, no hacer del colegio un lugar tan rígido. Al final del día, cuando los niños finalizan las clases, juegan juntos, no hacen diferenciaciones por edades.

En segundo lugar, una buena escuela es la que tiene horarios flexibles. Si un adulto en su día a día se viese obligado a realizar una actividad diferente cada 40 minutos, se quemaría enseguida. Los colegios tienen que funcionar con ritmos naturales para permitir que los niños dediquen el tiempo necesario a cada tarea. Hoy existen programas suficientemente sofisticados para que cada estudiante trabaje a su ritmo, con sus propios horarios.

 

Lo que nuestro libro dice claramente

Desde la neurociencia no tienen desperdicio las palabras de Alma Dzib Goodin sobre la naturaleza del Aprendizaje. Afirma que aunque el Aprendizaje está genéticamente programado, existen principios que permiten que el sistema, cualquiera que este sea, logre lo mejor de sí mismo.

Por un lado, se encuentra la flexibilidad cerebral con elementos que permiten la interconexión neuronal, probablemente heredada de los elementos más primitivos de la evolución en la faz de la tierra, ya que se encuentra que todas las especies por más elementales que sean tienen la capacidad para el desarrollo de respuestas ante el entorno.

En segundo lugar, debe existir la necesidad de aprender esquemas integrados útiles dentro del ambiente. Me explico. La base de todo Aprendizaje social es el lenguaje. Este es necesario para la lectura, la escritura y el Aprendizaje de las matemáticas, de las cuales, solo los números están genéticamente programados como parte del repertorio de habilidades puestas para la supervivencia de la especie. ¡Increíble! ¿Verdad?

Esto es tan importante que un niño o niña con trastornos del desarrollo (u otros problemas de fracaso escolar), bajo los principios correctos, será capaz de adaptarse y, finalmente, aprender. ¡Aquí está la clave!

 

¿Te ha gustado?

Si te gustó te pido que le des a ME GUSTA en FacebookTwitterGoogle+ y LinkedIn, allí también está este artículo. ¡Gracias por COMPARTIRLO!

Además, para recibir los artículos que voy publicando puedes suscribirte a mi blog. Puedes hacerlo en el margen derecho de esta web poniendo tu email y dándole al botón¡Gracias!

banner-José-Manuel-Bautista

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: