Tengo alumnos, luego existo

José-Manuel-Bautista-universidad-2019

Miles de veces se ha ensayado esta frase de Descartes, de formas diferentes a la original: «Pienso, luego existo».

Tanto antes como ahora, la misma posee, de forma muy resumida, una enorme profundidad. Evidentemente que un profesor no existiría sin sus alumnos, éstos son la razón de su existencia.

Pero los alumnos son, ante todo, personas y para que puedan ser alumnos no basta con que se enrolen en la Universidad. También, y sobre todo, tienen que tener ganas de aprender. Solo así se convierten en alumnos y uno mismo, yo, en profesor.

Dije a mis alumnos que no les iba a pedir que leyeran más artículos, ni a comentarlos. Este es un trabajo en el que los he tenido entretenidos durante las últimas semanas. Pero, he disfrutado tanto leyendo sus reflexiones, sus observaciones, sus comentarios y sus enfurecimientos personales, que he decido escribir unas últimas palabras, a modo de despedida.

 

Hablamos de un encuentro

Profesor y alumnos se encuentran en el camino de la vida. Hay que tomar buena nota de ello, pues permite ver la trascendencia de ese encuentro. Una de las experiencias más notables de ese encuentro es la experiencia de la libertad. Tal vez la más importante en caso de haberla, y la más frustrante en caso de escasear.

La persona es la gratuidad misma. Lo hemos comprobado cuando no se encuentra atrapada. La persona se muestra, se expresa: hace frente, es rostro.

¿Qué era necesario? LIBERTAD. Que aunque sabemos que está condicionada por mil cosas, la experiencia de la libertad nos ha permitido aprender de otra forma. Nos ha permitido APRENDER. Nos ha PERMITIDO. Por eso es tan importante la libertad, y tan malo quedarnos sin ella, de forma brutal o sutil. Ojo en adelante con los que nos la quieren arrebatar.

En el encuentro en libertad se produce la generosidad. Cuando les encargué la tarea, les dije a mis alumnos: escribid dos líneas. Y ellos escribieron textos completos, frondosas palabras para adornar su particular idea sobre las cosas. Salió de dentro. Y les dije: como es vuestra opinión, siempre está correcto. Y ellos se explayaron…

 

La educación es despertar personas

La educación no es hacer sino despertar personas. Lamentablemente somos casi cadáveres ambulantes. Y la culpa no es vuestra. Se nos quiere sumisos, obedientes, faltos de energía y creatividad, así, se dice, funcionará mejor la institución (no hablo de ninguna en concreto).

Pero así no se crea. Así, incluso, puede destruirse el deseo por aprender.

Lo último ha sido vuestro agobio. Supongo que habréis tenido también alguna alegría.

Este tiempo de COVID, 100 años después del otro virus, va a desplegar efectos que iremos viendo en los próximos meses. Pero qué tal si os digo que ¡no os podrán quitar lo más íntimo de vuestra intimidad una vez despertéis como personas!

Aún no se acabó el curso, pero ya os voy a echar de menos, para seguir existiendo. Y ahora, yo también, para seguir aprendiendo, de cada uno de vosotros, y crecer, de lo que no para uno nunca.

Como una de vosotras decía, palabras que hago mías…

«Sin duda el enfoque de que todo lo malo está «orquestado para promover nuestro crecimiento» es algo totalmente inspirador, por un momento me ha hecho ver la vida de otra manera y es increíble que a través de la lectura se pueda llegar a sentir algo así. Sólo me queda dar las gracias».

De eso se trata, no solo de aprender cosas, también de ser diferente, ser más, ser mejor.

Soy yo ahora el que doy las gracias, a cada uno de vosotros, porque ya estáis empezando a cambiar la vida de los demás. Imaginad la vida que vais a comunicar a vuestros alumnos, muy pronto: INMENSIDAD.

 

¿Te ha gustado?

Si te gustó te pido que le des a ME GUSTA en FacebookTwitter y LinkedIn, allí también está este artículo. ¡Gracias por COMPARTIRLO!

Además, para recibir los artículos que voy publicando puedes suscribirte a mi blog. Puedes hacerlo en el margen derecho de esta web poniendo tu email y dándole al botón¡Gracias!

Si te interesa leer sobre el Fracaso Escolar, te dejo mi libro publicado en Amazon. Su título es LOS SECRETOS DEL FRACASO ESCOLAR. CÓMO HACKEAR LA MENTE DEL ALUMNADO. Llegó a ser Número 1 en todo el mundo gracias a todos vosotros. Puedes hacer click en esta imagen de más abajo para bajar el libro online.

2 respuestas a “Tengo alumnos, luego existo”

  1. Felicitaciones!! Un verdadero maestro, es nuestro objetivo y no dejamos de aprender y sorprendernos de nuestros alumnos.

    1. Muchas gracias por tu comentario, Susana! No dejemos de sorprendernos, ni de convertir la educación y el aprendizaje en «la intención de hacer el bien».
      Con afecto!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.