¿Cómo se educa al emprendedor? – Joan Boluda: “Motívalo, actúa, hazlo”

III edición evento impúlsame José manuel Bautista

Joan Boluda estuvo “presente” en la III edición del Evento Emprendedor de la Aceleradora de Empresas Impúlsame de Mairena del Alcor (Sevilla). Realmente, como emprendedor, pero también como padre de familia, tuvo lo que nos pasa a los que tenemos ese rol: nuestra libertad está condicionada.

Disponer de nuestro tiempo es una realidad, pero hasta cierto punto. Tienes hijos, obligaciones ciertas con quienes dependen de ti totalmente, y si se ponen enfermos claramente tienes que alterar tu agenda. Joan canceló su viaje al III evento emprendedor de Mairena del Alcor en el último momento, cosa que explica con palabras sabias en su post 39º, por aquello de 39º (grados) de temperatura que marcaba el termómetro en uno de sus tres hijos. En una época donde tener hijos es secundario, por su parte esto no deja de ser admirable. ¡Felicidades Joan!

Pero Joan estuvo presente porque la tecnología lo hizo posible. En directo, desde su casa, nos iba a hablar de aquello que quisiéramos. Roger Viladrosa, uno de sus asistentes, micro en mano preguntó al público:

―”¿De qué queréis que os hable Joan? ¿Membership sites? ¿El fracaso del emprendedor? ¿A ver qué opináis? ¡Levantad la mano aquellos que…!”.

Y así fue, más manos de un tema que de otro y tachán, tema elegido: fracaso del emprendedor, es decir, cuál es el significado que debemos dar a “eso” que llamamos “fracaso”.

Sobre el terreno gran conocimiento, adaptar lo que decía y lo que mostraba a un público ávido de conocer, ideas sencillas pero que llenaban y llegaban. Era la perfecta masterclass con que debía cerrar un evento emprendedor que se consolida como uno de los más importantes del sur de España. ¡Felicidades!

Fracasa cuanto antes, mejor para tener éxito

Sólo el 10% de los emprendedores llegan a tener éxito. El 90% “fracasan” (pintado en rojo, qué feo, el significado). Pero Joan terminaba diciendo:

―Si emprendes 15 veces, al final tienes éxito ¡seguro! Y risas copiosas al final.

Hay una regla que no falla, decía Joan, y es que a medida que haces las cosas, las cosas van saliendo. Rodar, practicar, ejercer, llevar a cabo y familiarizarse, es algo que posibilita las cosas, mejora lo iniciado. Es por eso que hay que involucrarse, para que las cosas vayan saliendo.

En términos de Malcolm Gladwell sería algo así como que emplear horas te lleva a ser experto. Uno no es fuera de serie de la nada, necesitas esfuerzos y horas de trabajo, tasadas por él mismo como 10.000 horas. Moraleja: empieza pronto y lo conseguirás.

¿Y el fracaso?

Parece que es una palabra enorme, pero depende de la cultura de cada país. Es posible que para algunos signifique lo peor, pero no es así para todo el mundo. Hay quienes responden a la pregunta ¿qué es lo peor que pueda pasar si no sale tu proyecto adelante? Pues, ¡que aprendas mucho!

¿Por qué? Porque, como dice Joan, hay que hablar antes que de fracaso, de INTENTO. Quien lo intenta hace una lectura de la realidad en términos de aprendizaje. Y cuando se aprende permanentemente se vive en la ilusión de que aquello que afronto me llena y, si sigo aprendiendo, mi emprendimiento va a resultar tarde o temprano.

La última pregunta: ¿Cómo se educa al emprendedor?

Y tuve el honor de hacer la última pregunta. Mi hija adolescente estaba presente en el evento y me había enviado un “wasap” que decía: “¡Papá, pregúntale algo, anda!”.

Roger estaba cerca. Ya había hablado con él y estaba en la idea de que era un chico encantador. Tenía el micro en la mano, la distancia no más de 2 metros en un auditorio con más de 300 asistentes. Era mi oportunidad y Roger acababa de decir “vamos por la última pregunta”.

Así que pedí el micro y me presenté. Dije “soy funcionario y emprendedor”. Esto es un poco políticamente incorrecto, pero me gustan la incorrecciones de ese tipo. Y luego de presentarme y decir que mi hija me había animado, mi pregunta fue:

―¿Cómo se educa al emprendedor?

Tengo que decir que la respuesta de Joan fue algo más larga de lo habitual. Y contundente. Mi hija me dijo luego: “¿Viste papá cómo incluso hizo un gesto de afirmación como golpeando la mesa? ¡Le llegó al alma!”.

Y Joan Boluda volvió a convencerme:

―Cuando vayas a emprender, no digas que vas a hacerlo. Simplemente hazlo. No en teoría. En la práctica. No como una intención, sino como una realidad. Tendrá sentido, lo irás viendo, te irás haciendo por el camino. Aprenderás durante el recorrido. Motívalo. Actúa. Hazlo. Eso significa emprender.

Lo dicho, ¡muchas gracias Joan!

banner-José-Manuel-Bautista

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: