El fracaso escolar #7 – Información familiar necesaria para resolver el caso

Gwo Dong Chen National Central University Taiwan conference in University of Istanbul Turkey José Manuel Bautista

Es posible que caigas en la cuenta del fracaso escolar de tu hijo, o de ese estudiante que quieres, pero es necesario saber más y mejor.

Vamos a avanzar en este capítulo en el proceso de diagnóstico, absolutamente necesario, con el que obtenemos información familiar del caso.

Las técnicas y los instrumentos de capítulos anteriores nos ponían sobre la pista. Los servicios profesionales a los que podemos acudir, necesitan estas herramientas para obtener información en terrenos tan importantes como lo familiar, lo escolar y lo personal, esto último con la aplicación de una batería estándar o personalizada de pruebas psicopedagógicas. Con todo ello iremos logrando información muy importante para hacer posible una valoración lo más acertada posible.

Un consejo antes de seguir

Mi consejo, nuevamente, es que debes desoír a aquellos que llegan con varita mágica y en menos de 5 minutos te dicen:

Yo sé lo que le pasa a tu hijo (o en la escuela: Yo sé lo que le pasa a este alumno).

He encontrado que tras ello, en muchas ocasiones, lo que se propone es más ración de lo mismo. Es decir, ¿que tiene problemas con las Matemáticas? Pues más Matemáticas, aunque éstas sean vehiculadas de la misma manera, aburridas sin más. ¿Que falla en Lengua? Pues a estudiarse de forma repetitiva largos listados de verbos sin sentido.

Recuerdo a mi amiga la Dra. Alma Dzib, neuropsicóloga y directora del Learning & Neuro-Development Research Center (EE.UU.), cuando comentaba que su colega del Center, Daniel Yelizarov, afirmaba que “los niños experimentan en la comprensión de la aritmética cuando se les permite balancearse a cierta altura por breves momentos, antes de enfrentarse a sus archi-enemigos los números”.

Esta cuestión era rematada por Alma de la siguiente forma: “Aún con todo el conocimiento que hemos acumulado, me aterra enfrentarme con niños en escuelas regulares que presentan retraso en el aprendizaje, cuyos maestros y padres prefieren ignorar, a quienes los supuestos maestros de regularización (clases particulares) disfrutan atormentando. No concibo la idea de que les griten a los niños porque no saben algo. Si supieran todo, no les pagarían a gente nefasta para que les enseñe, gente que no entiende que lo que no se aprende hoy, sin duda, siempre y cuando sea relevante, se aprenderá mañana”.

educar en nueva zelanda trabajo en grupo José Manuel Bautista
Foto: trabajarporelmundo.org

¿Cuáles son las fases de un diagnóstico?

Decir que el diagnóstico tiene fases es caer en la cuenta de que es un proceso, un camino que hay que recorrer y, desde luego, completar. Cuanta más información útil, más posibilidades de valorar correctamente el caso.

Las fases que debemos seguir, o sobre las que podemos estar atentos cuando llegue el momento de la evaluación a nuestro hijo, son las siguientes: a) fase de la información familiar y escolar y b) fase dedicada a la exploración psicopedagógica. Vamos a por lo familiar.

Información familiar necesaria

De la entrevista familiar pueden obtenerse datos en los campos de la historia evolutiva, datos relativos al embarazo, parto, nacimiento, crecimiento y estado de salud en general. Es importante poseer los datos fundamentales sobre todo esto para poder tener un mapa de la evolución de la realidad, comportamiento y emociones del sujeto.

En ocasiones he encontrado como este apartado flaqueaba. Se había solventado con “cuatro” preguntas estratégicas. Si importante parece el tema físico, por ejemplo las medidas de la estatura de los niños, ¿puedes imaginar cuán importante es el crecimiento y la maduración psicológica? En ésta hay regresiones y progresiones, el desarrollo se produce en multitud de direcciones. Conviene, por tanto, estar atentos y acceder a la máxima información posible.

Sólo en este apartado del crecimiento psicológico, el costo de cada logro puede ser la interrupción temporal del progreso del niño, e igualmente el de toda la familia. No es cualquier cosa.

Preguntar a los padres sobre los aspectos motores, cognoscitivos y emocionales de ese hijo es de sumo interés. Preguntar, igualmente, en el marco de estas variables, por aquello que ha acontecido en la familia de cada uno de los progenitores es, también, muy importante.

Que nadie piense que el desarrollo de los primeros años se produce de forma lineal y ascendente. En este desarrollo hay picos, valles y mesetas. Y es importante conocer esta “geografía del desarrollo”.

En el próximo post daremos un paso adelante en esta necesaria información del sujeto abordando todo lo relativo a lo escolar. ¿Por qué? Porque los niños pasan muchas horas en la escuela y su desarrollo completo recibe mucha influencia, donde hay aspectos positivos y otros no tanto que conviene tener en cuenta.

banner-José-Manuel-Bautista

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: