Educar en la cultura del respeto

haka all blacks

Hay quien ha dicho que entre los contenidos de la educación el más importante es el del “respeto a los demás”. Ese mismo que hablaba, a continuación vi cómo reculaba y decía, “bueno, esto puede parecer trasnochado, pero constituye la esencia misma de la educación que debe ir pareja a la enseñanza de los contenidos del saber que se transmiten de generación en generación”.

¡Uf! ¿Cuánta gente lleva esto a sus últimas consecuencias? Me refiero a la gente corriente. Igualmente me refiero a quienes tienen el poder de disponer que las cosas sean de una forma u otra. El campo está desierto…

Cómo crear una cultura del respeto en el aula

Leonard Sax, norteamericano y autor de la obra El colapso de la autoridad, de quien hablaré nuevamente en mi próximo post, cuenta la siguiente historia:

“En mayo de 2012 dirigí un taller para profesores Shore, un colegio privado a las afueras de Sidney. (…) Comencé el taller con la promesa de compartir con los asistentes lo que había aprendido de mis visitas a cientos de colegios -mayormente en Estados Unidos y Canadá- sobre cómo crear una cultura del respeto en el aula. “Incluso aunque la mayoría de los chicos sean respetuosos”, les dije, siempre habrá alguno que trate de socavar vuestra autoridad y hundiros. Esto pasa hasta en los colegios más elitistas de los barrios más pudientes.

Tras unos minutos así, uno de los asistentes, Cameron Paterson, no pudo reprimirse más y levantó la mano. Le cedí la palabra: “Disculpe, señor Sax, dijo. Pero no tengo ni idea de lo que está hablando. Y creo que lo que dice tampoco tiene mucho sentido para mis compañeros. Aquí no tenemos alumnos que traten de socavar nuestra autoridad ni de ‘hundirnos’. Sin más, no se da ese problema”.

Al parecer en ese colegio prevalecía la cultura del respeto. Los estudiantes daban las gracias de forma habitual a los profesores al terminar las clases. Uno a uno, mientras salían del aula, decían: “Gracias, profesor”, o “Gracias, profesora”, según el caso. Con frecuencia alguno añadía: “Buena clase”.

En Estados Unidos algo así sería casi impensable hoy, a juicio de Sax. Si un alumno hiciese un cumplido así a un profesor al terminar la clase, el resto se burlaría de él o sospecharía que le está haciendo la pelota. Pero no en Australia. ¿Y en otros países?

australia hindi poojaverma respect
Foto: http://golfcharliepapa.blogspot.com.es/

El respeto en el centro de la educación

Llevamos, por lo menos, 50 años discutiendo si la educación es ciencia o no. La tesitura es que lo sea. Pero este debate parece que se tenía en una especie de discusión acalorada mientras las jóvenes generaciones se echaban a perder, en tantos lugares. En la discusión y, de alguna manera fin de la misma donde claudicábamos de algunos de los tópicos importantes, olvidábamos aquello esencial e invisible a los ojos, como afirmaba Antoine de Saint-Exupéry: los valores.

Un par de testimonios y muestras. Para la pedagoga sueca Inger Enkvist, “la clave del éxito del sistema educativo en Finlandia es el respeto al profesor”.

Sobre el mismo país y en comparación con España, Paula Alagarda (Castellón, 1971), profesora que cuenta con una amplia experiencia docente durante los últimos 17 años en Finlandia, afirma:

Respecto al (sistema educativo) español se diferencia en la mentalidad y la actitud general respecto a la educación, ya que en el país nórdico se valora educar en la igualdad, tolerancia y respeto para ser ciudadanos felices”.

Finalmente, por si alguien quiere hacerse una pregunta parecida a ésta: ¿Cómo la educación española se echó a perder? El caso es contado a través de una entrevista por una profesora veterana, Luisa Juanatey, con más de 30 años de experiencia en la enseñanza. Esto, a juicio de quien hace la entrevista, le ha permitido a esta profesora asistir a toda clase de cambios; razón por la cual realiza un acertado diagnóstico sobre los problemas que la aquejan. Aquí tienes el artículo: ¿Cómo la educación española se echó a perder?

Para esta autora, las reformas de los años 90 supusieron una depreciación de la idea de autoridad, el momento en que el profesor dejó de tener razón. Este es desposeído de toda credibilidad, situación que le consagra como una pieza más del sistema, eso, una pieza más, una cualquiera.

Pero no todo está perdido. Ha ocurrido muchas veces a lo largo de la historia. Vivimos con preocupación este tema, pero también con optimismo. Hablar de educación es hablar de esperanza…

Si te gustó no dejes de darle a ME GUSTA en FacebookTwitterGoogle+ y LinkedIn, allí también está este artículo. ¡Gracias por COMPARTIRLO!

banner-José-Manuel-Bautista

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: