El fracaso escolar #9 – Campos de la evaluación psicopedagógica

International students Erasmus video José Manuel Bautista

Nunca es tarde en un caso de fracaso escolar. Fracaso del sistema o de la persona, siempre hay tiempo para establecer una estrategia e intentar resolver el problema, sobre todo en el caso de la persona. No hay problema que dure 100 años y, como dice Joan Boluda, en 100 años todos muertos. Así que vale la pena intentarlo ahora. He dicho ahora.

Escuela y familia aportan valiosa información, más de lo que habitualmente pensamos. Recabar información por parte de ellos es fundamental si queremos acceder al conocimiento profundo del caso y, sobre todo, valorar correctamente dónde está el problema.

La valoración está llena de peligros

Ciertamente queda una pata más de este proceso: la exploración o evaluación psicopedagógica de la persona. Mencionar exploración o evaluación remite a dos matices que hay que tener en cuenta. El primero (exploración) entiende el uso de técnicas e instrumentos para averiguar cosas sobre el sujeto. El segundo (evaluación) incluye lo anterior pero comprende un paso más: la valoración del caso.

El que piense, no obstante, que hay una única forma de valorar a las personas y los casos está equivocado. Estamos ante lo que puede llegar a ser un problema. El término evaluación no está exento de complejidad porque incluye distintas formas de entender la valoración. Estamos ante enfoques distintos que determinan el camino que va a recorrer la valoración y, consiguientemente, la intervención en el caso.

¿En qué sentido hay enfoques distintos? En el sentido de que existen valoraciones distintas dependiendo de la posición valorativa que se adopte. Parece un juego de palabras pero no es así. Dedicaremos en un tiempo una serie de artículos a todo esto para comprender el alcance de cada tipo de valoración. Sólo apunto a que hay quien habla de hasta cuatro grandes enfoques: Enfoque Psicotécnico, Enfoque Conductual, Enfoque del Potencial de Aprendizaje y Enfoque del Diagnóstico Pedagógico.

Qué es la evaluación psicopedagógica

Una definición oficial nos indica lo siguiente:

Es el proceso de recogida y análisis de la información relevante, relativa a los distintos elementos que intervienen en el proceso de enseñanza y aprendizaje, para identificar las necesidades educativas de determinados alumnos que presentan dificultades en su desarrollo personal, o desajustes respecto al currículo escolar por diferentes causas, para fundamentar y concretar las decisiones respecto a la respuesta curricular y el tipo de ayudas que precisan para progresar en el desarrollo de las distintas capacidades.

Parece completa y ciertamente lo es. Con ella incluimos lo fundamental, lo que no le libra de ser planteada de una u otra forma como decimos. Acertar o no depende de muchas cuestiones. Una de ellas es el enfoque de la valoración.

niños sonriendo en Nueva Zelanda José Manuel Bautista
Foto: http://www.workingin-newzealand.com

Campos que deben ser evaluados

Dando un paso adelante, para no poner barreras insalvables en la comprensión de la evaluación del caso, la exploración o evaluación del mismo debe incluir una serie de terrenos de los que conocer más en profundidad nos llevará por el camino acertado. Por lo menos estos seis campos deben ser evaluados.

Nivel mental: interesa conocer el nivel mental del sujeto para poder descartar un retraso intelectual como causa de la dificultad de aprendizaje.

Exploración del lenguaje: nivel de evolución del lenguaje (vocabulario, estructuración de frases, uso de verbos, etc.), comparación entre el lenguaje espontáneo y el repetitivo, alteraciones (dislalias e inversiones).

Exploración del nivel pedagógico: es de vital importancia el estudio de los niveles adquiridos en las materias básicas. Interesa conocer la madurez gráfica y lectora del niño, el grado que ha alcanzado y las anomalías que presenta.

Exploración perceptivo-motriz: esquema corporal, lateralidad, etc.

Exploración espacio-temporal: se obtienen datos sobre posibles dificultades en la discriminación perceptiva y en la simetría derecha-izquierda, sobre la maduración viso-motora del niño.

Estudio de la personalidad: proporciona una visión completa de toda la problemática del niño.

Atacar la raíz del problema

Me detengo un poco más en esta última fase para destacar su importancia. Los problemas de motivación, las fobias personales o sociales, la falta de estímulo, etc., están haciendo mella en muchos niños y niñas, adolescentes y jóvenes. Estos problemas no se resuelven con más medicina de la misma: más clases particulares, más horas de estudio, memorizar más sin sentido, etc.

Hay que atacar la raíz del problema. ¿Por qué no está motivado? ¿Cómo podemos motivarle? ¿Cuál es su fobia? ¿Cómo devolverle la alegría? ¿Cómo resolver la falta de tolerancia a la frustración? Cómo, en definitiva, echarle una mano para que aprenda a autorregular sus emociones.

Es un tema complejo, pero que se puede abordar por partes y, lo más importante, con éxito. Vamos a dedicar más tiempo y espacio a estos temas para generar confianza y conocimiento en cada uno de vosotros. Será en futuros episodios.

Y llegamos al final de esta primera serie sobre el fracaso escolar. No te pierdas el próximo episodio,  voy a comentarte sobre algunas de las objeciones que podemos hacer al uso casi omnipresente de los test. No te lo pierdas, nos vemos en el siguiente.

banner-José-Manuel-Bautista

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: