Los principios del Método Kumon para mejorar las matemáticas y la lectura

Damos un paso más en relación al Método Kumon. Si en el post anterior introdujimos el método y dije por qué lo íbamos a estudiar desde cuatro Universidades, ahora es el turno de los principios por los que se rige. Sobre esto mismo puede encontrarse en internet abundante material, señal de que estamos ante algo bien solvente.

Un principio es una regla que se cumple o debe seguirse con cierto propósito. Hablamos de reglas que se establecen con el fin de lograr un propósito. Este método surge con un propósito original, un padre quería ayudar a su hijo. Con el tiempo hemos sido capaces de determinar una serie de principios que están detrás del mismo, lo cual es muy importante para establecer su trascendencia como método.

Los principios del Método Kumon

Punto de inicio confortable

A través de la aplicación de un examen diagnóstico, se determina el punto de inicio confortable del alumno de manera totalmente individualizada. Este punto es en donde el estudiante puede realizar los ejercicios de matemáticas con toda facilidad y rapidez. En Kumon no se asume el punto de dominio de los alumnos basándose en su edad, o en su grado escolar, o en sus calificaciones.

Estudio diario

El estudiante debe asistir al centro dos veces a la semana. Trabaja todos los días por un periodo de entre quince y cuarenta minutos. Muchas personas piensan que es muy poco tiempo a la semana. La realidad es que una de las características más importantes en la metodología es que Kumon es un programa de estudio diario. Es importante reservar un tiempo y un espacio para trabajar en Kumon para todos los días del año. Al desarrollar esta rutina se generan hábitos de estudio, los cuáles harán que mejore su rendimiento académico en otras áreas. ¿Recuerdas lo que comentamos sobre que la educación supone tiempo?

Avance al ritmo de cada estudiante

Para asegurar el avance de los estudiantes, se determina el ritmo de trabajo que tiene cada uno de ellos, de manera que siempre estén trabajando a su nivel. No se determina cargas de trabajo ni metas iguales para todos, lo cual supone un auténtico aprendizaje personalizado. El dominio del Nivel que está siendo estudiado se determina de manera individualizada, siguiendo criterios de precisión y rapidez que establece Kumon.

Dominio al 100%

En la enseñanza tradicional se contemplan diferentes escalas de precisión en los cálculos para poder determinar si un alumno avanza o debe repetir el curso. Por otro lado, la rapidez con que el estudiante demuestra el conocimiento de los temas estudiados no se toma en cuenta en este tipo de enseñanza en general.

Para Kumon es imprescindible que el estudiante demuestre una precisión al 100% en los ejercicios que realice, además de ser capaz de finalizarlos en el Tiempo Estándar de Finalización (TSF) determinado para cada uno de los Niveles.

Repetición

Así como para aprender a interpretar un instrumento, o manejar un vehículo, o dominar un deporte, es muy importante realizar varias veces los mismo ejercicios, de la misma manera en Kumon, para dominar por completo un tema deberá repetir los ejercicios las veces que sea necesario para cada estudiante. Dependiendo del manejo de los temas así como de la precisión y rapidez que el estudiante vaya mostrando, se asignarán las repeticiones de las hojas de trabajo que sean necesarias para asegurar el dominio del tema en cuestión.

Auto Aprendizaje Activo

El programa Kumon gradúa muy finamente los contenidos matemáticos, con lo cual se habilita al estudiante a aprender por sí mismo mientras resuelve el material. Cada set de diez hojas del material Kumon es un pequeño escalón hacia el siguiente. Las hojas de trabajo, utilizadas de manera correcta, le darán a los estudiantes la habilidad requerida para la solución de problemas. El auto aprendizaje le brindará un mejor entendimiento de las cuestiones y procedimientos matemáticos. Al iniciar cada tema nuevo el alumno encuentra guías y ejemplos que le permiten avanzar sin tropiezo. El avance del estudiante no se ajusta al avance de un grupo, sino que dependerá totalmente de él mismo.

Participación de los padres de familia

La participación y apoyo familiar son elementos integrales en Kumon. La supervisión de las tareas diarias es básica en el avance de sus hijos y los padres deben motivarlos constantemente. Quizá el aspecto más importante que pueden aportar es su compromiso a largo plazo para mantener involucrados a sus hijos en el estudio Kumon, para que desarrollen todo su potencial.

¿Te ha gustado?

Si te gustó te pido que le des a ME GUSTA en FacebookTwitterGoogle+ y LinkedIn, allí también está este artículo. ¡Gracias por COMPARTIRLO!

Además, para recibir los artículos que voy publicando puedes suscribirte a mi blog. Puedes hacerlo en el margen derecho de esta web poniendo tu email y dándole al botón¡Gracias!

banner-José-Manuel-Bautista

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: