Ep. 4: ABP – Principios de los proyectos: Regla colaborativa

ABP-4-Principios de los proyectos-Regla colaborativa José Manuel Bautista

Un paso más en la caracterización de los Proyectos de Trabajo y el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP).

Estamos ante un principio muy importante, porque hablar de colaboración, cooperación y participación es fundamental en la escuela de hoy. Aunque vamos a insistir siempre en la importancia creciente del Aprendizaje Personalizado, es lo cierto que los centros educativos son espacios de encuentro y participación. Casi todo lo que los alumnos hacen dentro de los centros educativos responde a la cultura del diálogo, aspecto que no se contradice con la personalización de la enseñanza, sino que la complementa.

Una idea no es un flash, es una red

Sugiero que leamos el libro de Steven Johnson: Las buenas ideas. Una historia natural de la innovación, para que seamos testigos de un fenómeno creciente dentro de la innovación: una idea no es un flash, una idea es una red.

Esto es, el tópico dice que es de madrugada, que el genio está solo en su despacho o en su laboratorio, inclinado sobre un trabajo absorbente que le aparta del mundo, cuando… ¡flash!: le llega la idea como por milagro, como un chispazo repentino que le hace gritar “eureka”. Pero Steven Johnson argumenta en su libro que ese tópico es la excepción, no la regla.

Algo más sobre este tema. Hoy importa mucho la innovación y la creatividad, cada vez más, forman parte del conglomerado de competencias fundamentales para el siglo XXI. Lo que los estudios ponen de manifiesto es que las redes sociales mezcladas, horizontales, son el triple de innovadoras que las redes uniformes y verticales. Todo apunta a que hay que entrenar a conciencia la capacidad de participación y colaboración.

project-based learning pbl
Project-based Learning. Foto: edutopia.org

En qué consiste esta participación

En el marco de los Proyectos de Trabajo, la regla colaborativa se concreta en la dirección participativa de los trabajos de los alumnos con el profesor o profesores.

Asumir esta regla requiere un cambio de rol docente. El profesor debe ser visto como un consultor y un guía. Este es un tema del que se ha hablado mucho, pero que no se asume convenientemente. Ser un guía permite, entre otros, diagnosticar los problemas, formular metas, ayudar en las dificultades que surgen, evaluar lo aprendido y reorientar en los casos de mal aprendizaje.

Desde el punto de vista de la dirección participativa, la voz del alumno es muy importante, al igual que la del profesor, pero es lo cierto que tanto unos como otros deben trabajar juntos en lo que respecta tanto a los contenidos como a los procesos de aprendizaje. Ser guía del aprender implica:

  • Orientar a los alumnos en la realización de su trabajo.
  • Capacitarles para que aprendan por sí mismos.
  • Capacitarles para que aprendan a aprender.
  • Capacitarles para que aprendan a pensar.

Esto requiere tiempo y dedicación a cada alumno o grupo de alumnos.

En el marco de esta idea, algunas cuestiones fundamentales para el desarrollo de los proyectos son:

  • Crear una atmósfera de diálogo mutuo y participativo.
  • Adoptar y fomentar marcos de decisión para las ideas de los alumnos en cualquiera de las situaciones y maneras de expresión.

Advertencia. No nacemos con estas capacidades docentes. Y normalmente no recibimos estas capacidades docentes en los centros de formación docente (con carácter general). Por eso hay que poner un esfuerzo adicional para aprender a ser guía y consultor, siendo conscientes de lo que son las cosas y lo que nos jugamos.

¿Te ha gustado?

Si te gustó te pido que le des a ME GUSTA en FacebookTwitterGoogle+ y LinkedIn, allí también está este artículo. ¡Gracias por COMPARTIRLO!

Además, para recibir los artículos que voy publicando puedes suscribirte a mi blog. Puedes hacerlo en el margen derecho de esta web poniendo tu email y dándole al botón¡Gracias!

banner-José-Manuel-Bautista

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: